Identidad

La escuela Amor de Dios nace en el año 1864 de la mano de Jerónimo Mariano Usera con el objetivo de dotar a la sociedad de una oferta educativa cristiana en la que la escuela sea un lugar de aprendizaje, de vida y de evangelización.

Cómo escuela

Concibe la educación como un todo, por lo que cuida de forma armónica los distintos campos de aprendizaje: aprender a conocer, a saber y a pensar; aprender a hacer; a vivir juntos, a amar a los demás; aprender a tomar decisiones y a comprometerseaprender a ser.

Cómo escuela católica

Es un lugar de comunidad en el cual se vive y se transmite la fe, la esperanza y el amor; se ofrece explícitamente la Buena Nueva del Evangelio.

Cómo escuela católica Amor de Dios

Hunde sus raíces en el carisma fundacional dado por Dios a Jerónimo Usera y tiene unas características propias, ”orientando toda su actividad a despertar y estimular el desarrollo integral y armónico de la persona como agente de su propio crecimiento, en sus dimensiones: individual, social y cristiana”.

Nuestra misión

Razón de ser

Como centros católicos estructurados en torno a los principios del humanismo cristiano, la misión nos llevará a vivir una espiritualidad que crece con sus gestos, aprendizajes, obras y personas, teniendo como referente el Evangelio, la encarnación de la fe en la cultura y en el tiempo, y el respeto a la pluralidad de credos, de ideologías y valores.

Partiendo de esta idea y de la realidad que nos rodea, vemos nuestra razón de ser:

La verdad

Como principio y fundamento de la vida académica y del diálogo fe- cultura. Atentos y en búsqueda permanente para responder a las necesidades de cada momento.

El bien

Que implica valorar a la persona y su dignidad desde el amor, la libertad, la justicia e igualdad de derechos. Nos compromete con ella para acompañarla en su formación integral, desde la calidad educativa.

El Amor de Dios

Que nos hace sabios y santos. Una Escuela que vive, confronta y celebra la fe desde el compromiso con las necesidades que la rodean, en especial donde sea más necesario.

La educación es el mejor servicio que se le puede dar a un pueblo

Educación abierta a lo nuevo, a la innovación, a las nuevas tecnologías, con capacidad de adaptación a nuevos métodos, a nuevas formas y dispuesta siempre a una formación continua. Con conciencia de los nuevos tiempos para adaptarnos a ellos, buscar soluciones y proponer nuevos proyectos.

La ilusión en nuestra tarea educativa.
Un clima que favorezca el proceso educativo
La Autonomía de los centros

Para conseguir la gestión que permita una modernización de los mismos con el fin de mejorar la calidad docente

Un equipo directivo como motor

de la dinámica del centro que motive y anime a todos los miembros de la Comunidad Educativa a una corresponsabilidad en el Proyecto común.

La Espiritualidad

Que nos lleva a la madurez personal, a un compromiso social y cristiano a través de la realización de proyectos insertados en la realidad que vivimos.

La creatividad

Para convertir a los alumnos en protagonistas de su propio aprendizaje donde el educador se convierte en la figura que acompaña y guía ese proceso. Docentes capaces de formar a los alumnos para que sean ellos los que preparen y lideren sus propios proyectos.

La Multiculturalidad

Abierta a las distintas culturas, religiones y costumbres, promoviendo la convivencia en paz y libertad.

En red

la Escuela Amor de Dios quiere ser una escuela abierta a lo nuevo, diversa, creativa y creadora de conciencia crítica, a la vez que integradora de lo que somos y de lo que queremos ser

Nuestra visión

Generadores de ilusión

Mantener el sueño del Padre Usera: “Actuar en favor de la persona, sin excluir a nadie, y esto porque amó a los demás en Jesucristo, que según sus palabras, es el mejor y más desinteresado amor”.

Nuestros valores

Fuente de energía

Los valores se convierten en referencia permanente de la misión Amor de Dios. Valores que actúan como motores que movilizan el Proyecto Educativo, cualidades que tenemos y que configuran nuestra identidad. Nos orientan a la hora de tomar decisiones, resolver problemas o enfrentarnos a los retos del futuro.

Valores que enriquecen a la persona, la familia y la sociedad con sentido cristiano, emanados desde el estilo y carisma de Jerónimo Usera. Valores que son el reflejo de lo más positivo que tenemos, generan dinamismo y construyen nuestra cohesión comunitaria.

Compromiso y responsabilidad

Estamos comprometidos con la Misión Compartida y somos responsables en nuestra tarea del día a día. Estamos disponibles ante las exigencias de cada momento, disfrutando con nuestro trabajo y asumiendo nuevos retos.

Amor

Educamos “en el amor”, traducido en cariño y cercanía; “por amor”, traducido en comprensión y visión positiva de los acontecimientos; “para amar”, a uno mismo, a los demás y a Dios encarnado.

Gratuidad

Vivir y expresar la gratuidad del amor es la motivación profunda de toda nuestra acción educativa.

Alegría

Que nace del interior; fuente de entusiasmo y felicidad para realizar nuestra misión educativa.

Acogida

Acompañamiento. Somos centros caracterizados por un ambiente de familia, donde la cercanía, la sencillez y la acogida, facilitan la convivencia y hacen posible la comunión.

Solidaridad

Que nace de la generosidad y el sentido de la justicia; esto nos mueve a colaborar con los demás, especialmente, con los más débiles.

Trabajo cooperativo

Que nos ayuda a conseguir una interrelación de los centros, que abarca a educadores, educandos y familias, y potencia la participación de todos en el mayor número de actividades.

El bien y la verdad

Que nos ayudan a mantener una visión optimista y esperanzada de las personas, del mundo y de la educación, viendo en ellos la presencia de Dios y las oportunidades para la felicidad.

Trascendencia

Para aprender a mirar el mundo, las personas y la historia desde una perspectiva que permite su apertura a una realidad última (Dios) donde encuentran su pleno sentido y realización.